visita mi web creativa

jueves, 6 de mayo de 2010

No fue un sueño


Al otro lado de la novela
el espejo,
y de su mano,
            el fragmento.


Eutanasia
a la narrativa matemática,
hoy se me ha muerto el mito.

Desenhebro principios,
rumio los finales redondos,
los puntos son
mercurio desperdigado.

En el suelo,


            añicos.


No, no todo fue un sueño.

9 comentarios:

Santiago Solano dijo...

Estimada Nelken. Firmaría este poema tuyo como los cimientos de lo que intento hacer con esto de la palabra.

Manuel dijo...

Y yo lo suscribo, Santiago.

Por cierto, me encanta verte por estas casas...

Ya lo sabeis, yo no soy de esrtructuras, ni de puntos, auqnue me encanten las matemáticas.

En cualquier caso, abogo por la libertad de la palabra.

Hermoso poema, Nelken.

Un beso lleno de ganas de volver a verte.

Nelken Rot dijo...

Pues sí, gracias por este bonito despertar que me habéis regalado los dos con vuestras visitas.

Santiago, la lógica secuencial ya no corresponde ni a la vida urbana, ni a la mente, por lo tanto, nuestra escritura más pura, abre nuevas formas de trama. La narración se fractura. No es nada fácil organizar el agua de un vaso derramado. Ahí está el trabajo.

Manuel, me encanta que te encanten las matemáticas, yo las echo de menos, son estupendas para resolver enigmas.

Vente pa´Madrid, Manué.

Besos

Nelken

Anónimo dijo...

Entro y no salgo...porque uno se queda en ese modo de trasladarnos a través de las palabras al imaginario colectivo donde el sujeto es la propia creación y el predicado, sus partes y su esencia. Un poema de modo, con declaración sucinta y eliptica de principios, que demuestra que el juego de las palabras puede ser profundo, serio, y diverso (qué pena no poder poner diverso por las limitaciones tipográficas de los comentarios, en cursiva). Tus dibujos son también tu voz.

Port

Mari Carmen Azcona dijo...

Como yo creo que en la Blogsfera estamos conectados por algo más profundo que la red, retomo el título de la entrada de Emilio “todo cambia, nada permanece...” para acercarlo hasta aquí. Tú eres un claro ejemplo de una literatura cambiante, alejada como tú dices de la narrativa matemática. Gracias por buscar finales redondos y regalarnos espejos con tú imagen... No, no todo fue un sueño.

Besos y abrazos.

toñi dijo...

“Desenhebro principios,
rumio los finales redondos,
los puntos son
mercurio desperdigado”

Aromas frescos e innovadores.
Con tu permiso me guardo esta gotita de esencia para perfumar mi rincón de lectura.

Besos.

Toñi

Nelken Rot dijo...

Buenos días de nuevo!! Parece que me estoy cogiendo por costumbre contestar vuestros lindos comentarios cuando me despierto abruptamente, una buena manera de superar estos caprichos del sueño.

Vuestros 3 últimos comentarios a parte de ser frescos y sentidos los recibo como un regalo, de ahí que quiera daros las gracias, una vez más, por ser mis incondicionales comentaristas. Siempre presentes, pese a la distancia, en mis juegos de álgebra neperiana. (Dios, Manuel corrígeme si me equivoco, que hace tiempo que dejé las claves numéricas, aunque me fascinaban como modelo de pensamiento y durante mucho tiempo me costó superar ese vacío que llega cuando en la edad adulta dejas de ejercitar el bello lenguaje que aporta la abstracción matemática).

Recuerdo que al poco de empezar la carrera me encontré a mi profesora de Literaruta (a quién le debo tanto como escritora) y le decía: echo tanto tanto de menos la literatura, y me dijo: la literatura se lleva dentro, así que no puedes echarla de menos. Creo que entendí su mensaje y todavía sigo explorando ese interior literario. Sin embargo, también echaba de menos los planteamientos matemáticos y reconozco que se evaporaron todos.

En fin, amores, thank you for your comments.

Feliz domingo de lluvia y paz.

Nelken

ALEJANDRO dijo...

Querida Nelken, el mercurio derramado como sangre, las palabras perdidas que casi no se encuentran, tú has sido capaz de reunirlas para dar un sentido nuevo a los cimientos de la creación literaria.

Gracias por tu trabajo regalado.

Alex

Nelken Rot dijo...

Gracias a ti Alejandro por pasear por esto campos, se te echaba de menos.

Nos vemos pronto

Nelken