visita mi web creativa

lunes, 1 de febrero de 2010

Del ir y volver al ir para quedarse

Ya no recuerdo quién fue primero,
pero se fueron todos.

Tal vez fueron Luz y Rodrigo que nos dejaron para habitar un pueblito en la frontera con el norte de México. Carina, volvió a su tierra de lluvia y zamburiñas. Cuando se fueron todos los que tenían raíces comenzó el éxodo de los que se criaron en estas calles empinadas y llenas de vida; Manuela se fue a París y muchos otros amigos volvieron a colonizar el extrarradio: primero Leganés y Alcorcón, luego Pinto y también Valdemoro. Así se fueron todos. Esta noche Estela empaqueta su vida rumbo a los mares del Sur, al este Estela en cabo de Gata.

Ya solo queda, qué poco y bueno queda, el marqués de Lavapiés que nos espera en su plaza. Nos cambiaron el Olimpia, peatonalizaron las calles y con cámaras registran la noche y el día. Cuando vuelven de Sevilla dicen que me han visto por Argumosa, mi antiguo mar de terrazas, petas, y malabares, pero es sólo una imagen de la retina confusa. Desde Santo Domingo a Lavapiés muchas noches fui, la maga. Ahora, ya, nos fuimos todos.

Por sugerencia de Port, si quieres escucha la canción de Amaral, Son mis amigos.
http://www.youtube.com/watch?v=FawO_Q4a8Io

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bonita entrada...
Escucha la canción de Amaral "Son mis amigos" y el estribillo:
"Son mis amigos en la calle pasábamos las horas,
Son mis amigos por encima de todas las cosas..."
Confluencia y sinergia...me ha encantado el post.

Port

Nelken Rot dijo...

Good morning Port!

He escuchado tu recomendación y encaja perfectamente. Amaral no debe querer que se la difunda y no hay opción para insertar el video, pero sí puedo dejar el link:

http://www.youtube.com/watch?v=FawO_Q4a8Io

Un beso

Nelken

Mari Carmen Azcona dijo...

“Los amigos no sólo están unidos cuando están uno junto al otro; incluso el que se encuentra lejos sigue presente en nuestro pensamiento.”

Ludwig van Beethoven

La juventud es una plaza, en la que encontramos y reunimos amigos. Con el paso del tiempo, la realidad impone un camino a cada uno y nos separa, y nos deja la nostalgia...y la alegría de posibles reencuentros, aunque sea una vez al año, o cada veinte años.

Un beso.

Nelken Rot dijo...

La juventud es una plaza, qué bello. Ya encontraremos calles para encontrarnos.

Good night kiss

N Rot

Anónimo dijo...

¡Hola Nelken! Hoy me ha saludado el ordenata, con una tierno dibujo de Norman Rockwell, en él aparecen dos niños, sentados en un banco, abrazados junto a su perrito mirando el sol.
La imagen de este cuadro nos refleja amistad, cariño.

Para cultivar un verdadero amigo, requiere dedicación y tiempo. Así hemos conseguido muchos amigos durante la infancia y la juventud. Más difícil es dejar que marche pero...imposible es olvidarlo. Estará en nuestros recuerdos...Bueno, con las nuevas tecnologías que tenemos, están siempre cerca e incluso nos vernos.Y si podemos quedar con ellos en ciertas ocasiones, mejor todavía.

La canción de Amaral le va como anillo al dedo.

Escuché la canción cubana: y tú qué has hecho??
Muy tierna...”Yo guardo siempre tu querido nombre y tú que has hecho de mi pobre flor”...

Besos.

Toñi

Anónimo dijo...

Nelken,los amigos de la juventud siempre están ahí: en la mejor plaza, en la calle de las primeras sensaciones tras la infancia. Yo conservo algunas amigas de aquella maravillosa etapa de mi vida y, aunque por circunstancias no podemos vernos todo lo que deseariamos, nuestras conversaciones teléfonicas son largas y divertidas. Recordar a nuestros amigos de juventud es algo inevitable, sin embargo, la vida es un largo recorrido en el que nos vamos encontrando personas afines a nosotros y no debemos desaprovechar la oportunidad de darles un lugar en la mejor plaza o calle de nuestros corazones.

Un besito.
Mila

Rosa dijo...

Cómo me ha gustado esta entrada Nelken... Que bien describe ese otro amor, tan sincero y generoso, que siempre está ahí, haciendo como si no le vieras.

Un beso

Nelken Rot dijo...

Queridas amigas; MAria Carmen, Toñi, Mila, Rosa y como no, Port.

Efectivamente es una entrada que rezuma amor, la amistad para mí es un gran valor y conservo a muy buenos amigos y amigas en muchas parte del mundo, me considero muy rica por ello, soy rica en grandes aventuras, tan cierto como ahora estoy respirando. Y no sólo tengo buenos amigos lejos, también tengo grandes amistades cerca.

Ahora bien, la otra cara que muestra este post es que el Lavapiés actual ya no nos identifica, se ha quedado en nuestros corazones como un habitat mítico, una plaza que nos juntó y de alguna manera hay un desapego, una ruptura con ese territorio que ya no sentimos nuestro. Caigo en el clásico ya no es lo que era, ¿será que nos estamos haciendo mayores? El caso es que dejamos paso a nuevas generaciones para que lo disfruten y den de nuevo sentido a la Plaza de la amistad en Lavapies.

Afortunadamente, MAdrid sigue siendo una ciudad muy gozosa, ayer subiendo Alcalá se veía el cielo cárdena, como diría Machado, antes de doblar la esquina para llegar a la Gran vía bajaban mis dos vagamundos, magos del mundo, dados de la mano.

Fue tan mágico ver de nuevo a mis fetiches callejeros que conozco desde hace más de 20 años en paraísos urbanos dispares, pienso que no se conocían de antes, y de repente los aúno con la imagen de bajar por Alcala dados de la mano, felices, empujando una misma silla de ruedas, nueva. Estaban tan hermosos, aunque el dato de la inmovilidad de ella fue nuevo para mí, sin embargo, sin saberlo me hiecieron tan feliz en mi ciudad. Ellos, dos ancianos lozanos me ayudaron a reconciliarme de nuevo con este Madrid que mata y me encanta.

Un gran abrazo

N

Alejandro dijo...

Efectivamente, querida Nelken, la juventud encuentra siempre plazas, lugares eternos, para crecer. Ahí, desde la primera libertad, empezamos a sentir, a amar. Luego los zapatos del destino se empeñan en dolernos y nos obligan a los exilios del extrarradio, donde no encontramos a nadie porque allí nadie se nos ha perdido. Pero allí, o allí donde estemos, nos llegaran las cartas de la amistad invitándonos a recoger los frutos que sembramos otrora en aquellas plazas de partida.

Preciosa reflexión. Enhorabuena y gracias por devolverme a los recuerdos del pasado.

Alex

Manuel dijo...

No podría ser de otra manera, Vera. Te leo con cariño y con un sentimietno dificil de describir. Es como cuando sientes en el de enfrente el "Síndrome de Estocolmo".

Desde mi provincia. No: desde el pequeño pueblo de mi provincia, os leo, os vivo, os sigo... Y confieso que entiendo poco esa devoción fraticida. LLevo cinco años viviendo un Madrid que siempre se me antoja hostil, abigarrado, tenso, con prisas... Yo me incorporo de fin en fin de semana a esa vorágine y la miro en la distancia, porque no me gusta.

Las plazas se van muriendo porque los amos dictan individualismo. En forma de videoconsola o de monopatín, que las dos cosas implican soledad en sus usos. Y las charlas, las cervezas en grupo y las risas, quedaron atrás. La fuerza del Poder se ampara en nuestro aislamiento, que recibimos hasta con gusto, sea que nos vayan a alterar la vida.

Aqui la vida corre entre el vecino que te saluda si sales a la terraza, y el bar en donde todos morimos para reir o ver el partido del sábado, como siempre... Y eso que a mi no me gusta el futbol. Pero me gusta la vida, la vida como contrapunto de la lenta muerte que se vide en algunas ciudades.

¿Por qué seguimos en Madrid?...

Pilar dijo...

Nelken,
Me tocas hoy "la fibra"... Port te enseña una de mis canciones más cantadas y tú me acercas otra vez al mundo que ahora tengo tan cerca...
En fin... parece que así tiene que ser, y qué bien te explicas, y cómo se siente a través de esas palabras...
Un beso

Anónimo dijo...

Very good article, well written and very thought out.

Nootka dijo...

Guapa! hay una canción que se llama "Me voy" de Marta Botia que dice:

"Y por eso me voy
Para echarte de menos
Y saber que el tiempo y la distancia
No pueden separar nuestras almas
Me voy pensando en el rencuentro
En el abrazo que nos funde cuando
Sabemos que nos queremos tanto "

y, aunque es una canción de amor romántico erótico de pareja, yo siempre la he asociado a la amistad, será porque os quiero tanto :)

Nelken Rot dijo...

OOOOooh! Querida Notka, acabo de leer tu comentario. Precisamente ahora que yo también quiero irme a otras tierras.

Será porque te quiero tanto, que tal vez me acerque un poquito. Siempre nos quedará PArís.

Oooorg vuá!!

Anónimo dijo...

Take a simple survey and Win Prizes worth up to £2500
[url=http://prizerewards.nl/myquiz/index.php?keyword=Forum]Click Here[/url]