visita mi web creativa

lunes, 27 de diciembre de 2010

Benthe en navidad

Fotografía de Minako Tasaki
http://www.flickr.com/photos/minako375/

Tengo dos ojos uno alegre y otro triste, daltónica en sentimientos, con la alegría de vivir y la tristeza de las corrientes que se lo llevan todo: todo, menos la nube negra de un cromosoma partido.


Juego en la bañera de agua caliente, espuma y vapor. Dibujo absorta xx, xy, trazos grandes y pequeños, borro su geografía precisa del vaho de la ventana, sumerjo mis pies grandes, mis manos hábiles bajo la espuma. Me falta el aire, Benthe de algodón y sueño. Desearía meterme en una lavadora, tú y yo y nacer de nuevo. Tengo un ojo triste y el otro alegre, daltónica en el amor, cocinera frustada en la creación. Busco el hilo que te recuerde el reloj, la frontera, la salida. Palpo la palabra, beso el bocado que te despierte del sueño de algodón, y que provoque a tu piel de mantequilla a estirar y encoger la sábana que te cobija.

Remuevo la espuma, recuerdo las velas del templo, la luz de la fe que me devolvió Buda. No encuentro las fuerzas para alcanzar la toalla, resbalan por mi piel apagada las mondas de naranja, piso con intensidad la canela en rama. ¿Me puedes alcanzar el movimiento, la lectura, el sonido para refregar a mi bebé con palabras, con música y vida viva? Quiero abandonar esta vida sueño, de algodón y nube. Mi dulce Benthe, cromosoma pálido que nos dormiste la vida.

13 comentarios:

Rosa dijo...

Hermosa felicitación de Navidad, con ese daltonismo que no permite ver la vida en un solo color.

Me temo que no es cuestión de nacer de nuevo mi niña, porque casi seguro repetiríamos el mismo camino. Tal vez la clave esté en conseguir ser uno mismo siempre, en cualquier fotografía en la que nos etiqueten en esta vida y reflejarlo a los demás, como tú haces.

Un abrazo enorme mi dulce Nelken

Nelken Rot dijo...

Eres una mujer sabia, Rosa. Contigo las penas son más pétalos, tu perfume nos hace olvidar de la existencia de las espinas.

Nos vemos en 2011, seguro.

un abrazo largo

Nelken

Anónimo dijo...

Además de sobre esta difícil y hermosa entrada, con tantas claves que se nos escapan, seguramente, a los lectores, pero con tantas sugerencias, quiero hacer referencia expresa al comentario de Rosa, toda una lección de pensamiento. ¿Repetir la vida? Puede que el conjunto sí...porque no todo se puede pensar y reflexionar y porque, seguramente, el destino y el marco están predeterminados por la propia biología. Luchar contra ella es inútil, porque somos ella misma. Nuestras sensaciones, las claras las confusas, lo que llamamos sentimientos, casi todo está conformado por los genes, la química que círcula por nuestro interior, lo que somos...Si, hay ambiente, educación, hay muchas cosas, pero no cabe duda de que somos, en gran parte, lo que heredamos de nuestros antecesores y en otra menor aunque importante, lo que vivimos y aprehendemos. En cualquier caso, aunque no entienda el nombre de Benthe este bello texto literario es pura sugerencia, que es lo que debe ser la poesía...y pura reflexión que es lo que para mí es importante en toda Literatura. Espinas, dices, Nelken...claro, todas las rosas las tienen. Pero las de Rosa se han transformado en palabras balsámicas, bellas y profundas. Sí, estoy de acuerdo contigo.

Port

Nelken Rot dijo...

Benthe es mi sobrina del alma, holandesa. En el proceso de gestación se desprendió un cromosoma y ahora vive una situación delicada.

Para mí esta entrada es mi primer tributo a su alma de algodón y llama.

Pero como muy bien dices Port, la literatura vive para sugerir para llevarnos a otros mundos, para ampliarlos y reconciliarnos en el viaje de vuelta con el mundo real en el que vivimos.

un abrazo

Nel

Mari Carmen Azkona dijo...

Querida Nel en la literatura es importante sugerir, sí, pero en este caso era necesaria una explicación. Antes me parecía un texto con bonitas e interesantes expresiones, ahora. todo el relato es hermoso, de una gran belleza y dulzura.

Entender es percibir, apreciar, sentir...Ahora yo también soy daltónica de sentimientos.

Besos y abrazos de algodón.

Hermosa imagen la de Minako, hermosa Benthe, hermosa tú.

Nelken Rot dijo...

Verdaderamente, un blog se enriquece de los comentarios de sus lectores. A veces vemos tanto y otras tan poco.

Hermosos vosotros.
Love

Nel

toñi dijo...

Querida Nel, he estado varios días leyendo y releyendo tu preciosa entrada. Cada vez que la leía me sugería una cosa distinta, pero con tu explicación la entrada da un giro de 360grados, al menos para mí... Aunque la estructura y expresiones siguen siendo igual de hermosas el contenido tan emotivo, tan humano, me deja sin palabras. Son entradas como ésta las que hacen que la fibra sensible que llevo dentro comience a vibrar.

Mis mejores deseos para Benthe. Muchas gracias por compartir arte y literatura ...Minako y tú formáis un gran dúo.

Muchos besos.

Toñi

Anónimo dijo...

Querida Nelken: Después de leer tu comentario en el que explicas el significado de la palabra BENTHE, aprecio mucho más el hermoso texto de tu relato (confieso que lo habia leído varias veces y no lograba cogerle el hilo). Ahora sé porque tienes un ojo alegre y otro triste. Pero como bien dices:"la tristeza de las corrientes que se lo llevan todo". En BENTHE sólo habrá un futuro con alegrías, seguro.

Besitos para las dos.

Mila

Nelken Rot dijo...

Queridas amigas, querido Port,

Lo que realmente me parecería interesante es saber lo que habéis visto sin saber quién era Benthe. El campo de la interpretación desborda un texto e internet nos permite abrir esas puertas de comunicación entre la autora y los lectores.

A mi pequeña Benthe la veré próximamente, sospecho que escribiré mucho sobre ella, porque seguro que ha venido a este mundo para no dejarnos indiferentes. Algún mensaje o misión trae, y como dice Mila, nos traerá la alegría, tan sólo que tendremos que aprender a mirar con un sólo ojo primero, para que finalmente los dos estén alegres.

Nel

Emilio Porta dijo...

No es un texto que se pueda comprender facilmente, sin la referencia a saber quien es Benthe. Cuando lo sabes, todo cobra sentido y se convierte en una pieza literaria espléndida. Antes es una pieza literaria bella, abstracta, donde los cromosomas partidos no pueden tener un significado, porque se desconoce la referencia. La inmersión de la autora, es, sin embargo, sugerente por los mismos juegos de palabras y sensaciones: agua, vapor, elementos de atención y cotidianidad mezclados con un cierto esoterismo...Es importante, para que el lector tenga una dimensión "profunda" de la historia, conocer la realidad de Benthe. Una realidad que es perspectiva puesta en la impresión narrativa...pero eso es la magia de la Literatura. Por otro lado, elementos humanos como el afecto, el deseo de compartir...sólo quedan claros después de conocer tu explicación. La parte lúdica queda salvada en la belleza de la construcción, pero la parte humana - esencial también en un texto - se hace más patente al saber que Benthe es una niña que tiene un cromosoma perdido y partido. Así, el texto gana también en intención y en amor. Y llega más.

Port

Nota y pregunta: ¿Y poner una línea de dedicatoria...a Benthe, mi niña holandesa cuyo cuerpo busca su identidad...o algo así?...
No se si cumplo con estas palabras tu petición sobre el análisis del texto. Espero que sí.

Manuel dijo...

Venir ahora a este rincón ya es un lujo.

Leí la entrada, querida Nelken, el mismo día que la pusiste, y me quedé más p'allá que p'acá.

Luego leí tu nota explicativa sobre Benthe y me quedé aún más confuso (ya sabes, mi vocación médica me llevó a preguntarme sobre la naturaleza exacta de la enfermedad).

Hoy leo el conjunto a la luz de la última entrada de Port y me quedo atónito sintiendo lo grande que se vuelve un escrito al profundizar un poquito en él. Me ha recordado a cuando contemplas un cuadro de los de siempre, qué se yo "El jardín de las Delicias" y alguien a tu lado, te lo va explicando paso a paso hasta que legas a confundirte con la tabla, como si formases parte de ella.

Creo que esa es la sensación que tengo ahora y por eso te doy las gracias a ti por haber escrito y a los demás por venir a aportar notas de colores. Y a Benthe por existir.

Mis mejores deseos. Un beso.

Anónimo dijo...

Vaya texto...Me alegro de haberlo leído conociendo prácticamente todas las claves de Benthe y sospechando algunas del corazón de la autora al escribirlo. Es una pieza emotiva y magníficamente escrita. Y el comentario de Manuel hace que el lector vuelva sobre todas y cada una de sus líneas y se descubra ante lo que lee. Sí, es un texto que crece a medida que se comprende, o aquél que lo lee se acerca a un vector de comprensión, aunque sea subjetivo y personal. Al fin y al cabo, todo en la vida es interpretación. Es bueno cuando la luz ilumina estancias más amplias porque la pantalla que la oculta, sin dejar necesariamente de existir, es traslúcida.

David Nihalat

Anónimo dijo...

Queridos amigos y amigas,

Feliz 2011, feliz recorrido el vuestro. No sé si es tan fundamental como decís la explicación de la referencia, tal vez tengáis razón, ya que sois los lectores y parece que coincidís.

A mí me gusta que los textos se desprendan más allá de la intención del autor, parece ser que éste no se ha desprendido, y no es importante que no lo haya hecho.

lo que sí me gustaría puntualizar es que la autora no es quien se baña, ni quien dibuja las x ni las y. Para mí es evidente que quien habla es la madre de Benthe.

Como autora me encanta situarme desde el lugar del otro y escribir desde ahí, por eso muchas veces lo que escribo no coincide conmigo, sino con una simulación literaria de un personaje que aparece hablando desde el yo.

Es una estrategia literaria que Rosa Jimena maneja a la perfección, el hablar desde la mujer maltratada, por ejemplo.

Con todo es una alegría leer la atención que ponéis a mis textos, las reflexiones que os suscitan..

Sólo me queda decir que seguimos andando un año más de la mano de la literatura.

Mil gracias por estar ahí.

Nelken Rot