visita mi web creativa

lunes, 28 de febrero de 2011

Cámara fija


Tengo una cascada con viento, un autobús que ruge y perros que ladran a lo lejos. Busco a los emisores del sonido perro y los encuentro impacientes, sosteniendo el tiempo de un semáforo que demora el paso, el frenazo a la aventura de seguir avanzando, por fin están en la calle, es sábado y hace sol.

La fuente sucede círculos, caídas de agua dispersa, aspersores de vida. El círculo y la esfera comban la feliz actividad de una mañana de compras. El estanque de agua en movimiento gira como surtidor de destinos, este y oeste suceden al giro inclinado a la derecha o el siga usted de frente. Confluyen en esta encrucijada el paso aletargado de una anciana, con abrigo en primavera, con el regetón veloz del coche del adolescente alocado. Esta primavera estornuda frenazos y paradas, acelerones y saludos.

Diviso por el sur los andares ligeros de un fumador desalojado, la calle gira en torno a un viento fresco de benceno y sábado. A lo lejos y por el Oeste retoma la marcha un camión del Canal de Isabel II, son tres los que viajan en la cabina, alegres y visibles con sus chalecos reflectantes, disfrutando de la altura y el movimiento, avanzan bordeando el surtidor de agua y giran hacia la derecha, quedan de fondo los contenedores amarillos.

Una furgoneta familiar 5 puertas irrumpe en la línea de contenedores verdes. Baja la mujer sin abrigo y con el monedero en la mano, el marido la espera sin apagar el motor, con la ventanilla abierta, fuma. El regetón inicia su camino de vuelta hacia no se sabe qué fiesta. El estanco está abierto y el fumador surtido de variedades de papel y hierba sale de la glorieta de la vida dejando un rastro de humo que se difumina con la luz del sol.

Una niña con zapatos pequeños lleva una pelota de tenis en la mano, marca el andar tranquilo del hombre que porta la bolsa de plástico en una mano y agarra con la otra a la bolita que anda con ternura y paciencia. Su jersey de rayas gruesas, de color verde intenso, verde claro, me comunica que la primavera se ha adelantado, y por lo que oigo, la ladran hasta los perros.

8 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

Qué bien, querida Nel, por fin el Corte Inglés no tiene la exclusiva de la primavera. No te imaginas cómo te agradezco este cálido sol que se asoma entre tus letras, entre las gentes que pueblan la ciudad, tu ciudad...que puede ser cualquiera menos Bilbao. No deja de llover y granizar desde el sábado.

Gracias por traerme la luz y el sol que me falta.

Besos y abrazos de algodón.

Bihotzez.

Anónimo dijo...

"El estanco está abierto y el fumador surtido de variedades de papel y hierba sale de la glorieta de la vida dejando un rastro de humo". Querida Nelken, un interesante relato, con tu sello inconfundible.

Besos.

Mila

Rosa dijo...

Que buen relato corazón. Qué bella manera de adelantar la primavera con tus palabras.

Comparto el comentario de Mª Carmen y me uno a darte las gracias por tu luz.

Un beso con abrazo iluminado de azul Nelken

Nelken Rot dijo...

jaja, buenas noches chicas. Me alegra trasladar el solecito equivocado de febrero a otras latitudes, aquí han bajado las temperaturas drásticamente. La ventajas de vivir el aquí y ahora nos permitió saborear lentamente uno de mis sitios favoritos.

Este es uno de los ejercicios que propuse en mi taller de escritura que inauguré el otro día, poco a poco las cosas van encontrando su cauce.

Besos a las dos

Nelken

Nelken Rot dijo...

ahí va, Rosa, casi nos chocamos al publicar los comentarios, qué gracia!!

Buenas noches y a disfrutar del azul Nelken, uhmmmm

Nel

Manuel dijo...

¿Ya ha llegado la Primavera a Nelken Rot?.

Pues bienvenida sea esa explosión de colores!!!.

Y de besos.

toñi dijo...

¡Qué bien, la primavera!... Estoy deseando que llegue aunque sea estornudando frenazos y paradas, acelerones y saludos.
Mi jazmín está colmado de capullitos, se está preparando para vestir y perfumar el balcón con la llegada de la primavera.

Mil besos, flor Nel.

Nelken Rot dijo...

El domingo comprobaré cómo anda el jazmín de mi madre, y los cerezos. Ahh! mis queridos cerezos en flor.

un abrazo Toñi.

;-D

Nelken