visita mi web creativa

lunes, 7 de marzo de 2011

Debajo de mi cama


Hace tiempo encontré un calcetín arrugado que soñaba con volver a viajar en lavadora, centrífugar mares, y rescatar medias. Ahora andaba apagado susurrando hazañas a las pelusas.


6 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

Espero, querida Nel, que no nos encuentren así algún día, anclados al pasado como la mejor de las hazañas. Que seamos capaces de trasformarnos en la misma medida que lo hace la vida. Y que no olvidemos que los sueños y la ilusión, como la energía, no desaparecen, se transforman.

Interesante y original reflexión. Enhorabuena, me gusta mucho.

Un beso mi linda flor.

toñi dijo...

Siempre hay alguien que está peor que nosotros... ¿Qué me dices de las pelusas?, las barremos, las arrastramos con mopas, las aspiramos... Tienen que estar encantadas de que alguien se haya fijado en ellas e incluso que les cuente alguna hazaña (aunque sea para autocompadecerse).
Él volverá a la lavadora... ¿y las pelusas?

Fantástica prosopopeya. Un beso.

Manuel dijo...

¡Ese calcetin es un poco bohemio y bastante golfo!, ¿eh?... Él y sus medias...

Pero qué imagen más bonita esos susurros de pelusas.

Un beso.

Rosa dijo...

¡humm! que dulzura ese susurro a las pelusas. Me ha encantado este poema breve pero intenso mi niña...

Lleva tu sello y tu forma de mirar que me encanta.

Un beso princesa

Emilio Porta dijo...

A veces, revolviendo por ahí, encontramos no solo cosas, sino pedacitos perdidos u olvidados de nosotros mismos...Mi casa, que está llena de papeles y cosas, seguro que esconde partes olvidadas de mi vida...A mi me alegra mucho mover las cosas y encontrar lo que no recordaba que existia: un escrito, un recuerdo, la memoria constante de la existencia.

Nelken Rot dijo...

Amores, mil gracias por vuestros comments. me alegra que el calcetín arrugado os haya abierto el corazón, aunque como bien dice Manuel, fue en sus tiempos mozos un tanto pirata, pero al final como el champán, todo lo que sube baja.

OS dejo la convocatoria del 120 minutos de poesía escrita por mujeres, para mujeres.

Marzo es nuestro mes.

Beijos

Nelken