visita mi web creativa

martes, 23 de febrero de 2010

Jugando con la madeja del tiempo

Una bella historia es la semilla de miles de bellas historias, del calor del fuego a lo alto del universo. Mari Carmen tus simientes me recordaron esta narración mítica, espero que te guste.



Es de noche y Penélope deshace los hilos del día
semanas de urdimbres tejidas con impaciente espera.


Las lanas van y vienen
los brazos oscilan de un lado al otro
mi hermano y yo mirándonos con ojos monótonos
los brazos extendidos
expuestos a los dictados de la madeja
derecha izquierda
izquierda derecha
tum tum
pared contra pared y al fondo, la chimenea.

En un ir y venir nocturno de lanas
la mano ágil de mi abuela
para el juego del tentetieso,
el ovillo está hecho.
Ya está niños, es suficiente por hoy.

Penélope en cambio trajina sin descanso.
Sus noches de telarañas
consumen la vela de la esperanza
su corazón es más intenso.

Saltan chispas de los sarmientos encendidos
miro por el hueco negro de la chimenea y en lo alto, el universo.
Todos los deseos alumbran la noche. Creo en la magia.
Salgo al jardín estrellado y oscuro.
Escucho las voces nocturnas de Penélope:

Déjame que te quite las telarañas amor
Esas marañas de silencios y distancia que nos enredan

Ven
Quítame los velos de rencor y pudores
Deslízate como jabón mojado y
Hagamos espuma con las manos

Pompas de saliva
Bocas de Besugos adosados
Besos de mariposas
Ojos de cíclope

Sésamo sesamé

Ven
Déjame que te quite

las telarañas amor.

Hace frío, pero antes de volver al fuego de la casa
pido a las estrellas que los encuentros tengan lugar.

6 comentarios:

Pilar dijo...

Oye Nelken!!
Me gusta especialmente, "creo en la magia", "déjame que te quite las telarañas del amor", en serio, un placer leerte.
Un beso grande

Anónimo dijo...

De lo más bonito que he leído en mucho tiempo, me ha encantando.

FELICIDADES.

Besitos.

Mila

Anónimo dijo...

No se que pondrá Mari Carmen, a quien se lo has dedicado, pero a mi me ha parecido, y esta vez no me quiero extender mucho, un texto realmente hermoso. Un texto donde la poesía invita a pensar, sentir y reflexionar.

Port

Mari Carmen Azcona dijo...

Querida Nelken, qué bien tejes con la madeja del tiempo el presente, el pasado y la eternidad...tres mujeres inteligentes tejiendo y deshaciendo realidades contra el destino.
Yo también creo en la magia, y miro a las estrellas, y se que se acallarán los deseos que alumbran la noche...porque los encuentros tendrán lugar. Porque existen corazones, como el tuyo, capaces de hacer crecer semillas en hermosos poemas.

Gracias Nelken, por acercarme otra vez al universo en busca de bellas historias.

Besos y abrazos.

Nelken Rot dijo...

Querida Pilar, queridos todos, es un placer escribir para tan gratos lectores.

Tejedores todos de una gran red, lazos invisibles que acortan distancias.

Nelken

Anónimo dijo...

Nelken, ¡¿veinte años esperando?! Después de tantos años, Ulises, gracias a la ayuda de Atenea, consiguió reunirse con su amada Penélope en la añorada Ítaca.
A veces, pienso que Atenea -diosa de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa- ya no existe. Pero tan sólo hay que creer en la magia, mirar al firmamento e invocarla...Nuestras súplicas serán reconfortadas con su benevolencia.

Con tu poema he vuelto a la infancia. ¡Cómo me gustaba ayudar a mi madre a hacer ovillos de lana!

Gracias, Nelken, por traerme sabores de la infancia, por regalarnos un poema tan tierno, por...Gracias, Nelken, gracias.

Besos.

Toñi