visita mi web creativa

viernes, 23 de abril de 2010

El enigma: la nada

No me queda duda.


Sus pies abandonados las desprenden de la tierra.
Sus cabezas, corazones y cadenas
habitan en la nada.
Sus manos juegan con hilos, telas
entremezclan voces, cantitos pequeños.
abititaaaaaaaaaabibaabibibititaaaaaaaaaa
ella insistía:
abititaaaaaaaaaabibaabibibititaaaaaaaaaa
La Perejila
mi abuela María
primer habitante de la nada.


Este era su secreto
silbo de socorro
suelta de susurros
y lobos:
Las mujeres
somos
habitantes de la nada.

Sólo sus manos tocando,
rugosidad de calendario
,
explorando con minucia
mis manos tiernas
de niña atenta.


Si algún día llegas
nos encontrarás a todas juntas
navegando ausencias.
La Nada compartida es nada.


Desprende tus heridas,
afianza mujer, tu pie en la tierra
el ancla para no ser mordida
por el enigma de mi bisabuela.

10 comentarios:

Mari Carmen Azcona dijo...

Querida Nelken, tu bisabuela, mi abuela...vivieron en la nada. Sin identidad, a la sombra, escondiendo su espíritu salvaje y asumiendo la obligación de vivir. Pero estoy segura, al menos es lo que deseo pensar, que una vez desprendidas de la tierra, no continúan en la nada.
Quienes nos han dejado lecciones que aprender, huellas en el camino a seguir...se han convertido en las raíces que nos afianzan a la tierra abonada con su silbo de socorro.

Un beso...y corramos con los lobos.

toñi dijo...

Mujeres que somos todo para todos. ¿Y para nosotros que somos?, ¿nada?
Mi alma dividida me habla. Una parte me dice: ¿Qué tal si nos liberamos de los corsés y ataduras, y vivimos...y vivimos salvajemente? Y la otra parte me dice que esos deseos son una entelequia...
¿Seré una habitante de la nada?

Besos.

Toñi

Compartir Poesía dijo...

Esperemos que no habites en la nada Toñi, alguna excursioncita todas nos hemos hecho, eso sí que es verdad, y también alguna se ha quedado de residencia temporadas más largas, je, je. Lo importante es que de todos los tarros de lo profundo y de las nebulosas se sale caminando, aunque los laberintos sean largos. No podemos olvidar que para caminar hay que tocar tierra, no vale pensar que caminamos.

Un abrazo terráqueo de mujer salvaje (I wish).

Compartir Poesía dijo...

Querida Mari Carmen,

No sé hasta qué punto mi bisabuela antes de caer en el Alhzeimer vivió en la nada, cuando nací ya estaba enferma.

Me quedo con aquello que me dijeron que decía que el amor era elástico y cuanto más das más recibes, que si lo unimos a la frase de Oscar Wilde: Enamórate de ti misma y tendrás un romance de por vida. Pues son buenos pasos para no quedarnos colgadas en la nada, ¿no te parece?

Así que sigamos explorando esa mujer salvaje que llevamos dentro.

Por cierto, en el pueblo de mi bisabuela, aún cuando yo era pequeña, por las noches se oían aullar a los lobos y algunas veces llegaban hasta la plaza. Yo lo vivía como algo super emocionante, sabiendo claro que yo estaba en mi camita resguardada, pero me fascinaba oir a aquellos animales que se reunían para pasear por territorios desconocidos, el pueblo.

Un beso grande

Nelken

Emilio Porta dijo...

Es muy bueno, Nelken...la entrada es muy buena...pero tiene su complejidad, su complicación, claves personales...aunque tus buenas amigas Mari Carmen y Toñí han saltado - siempre lo hacen, se nota que te quieren - al ruedo para hacer frente a la Nada. Esa nada que para unos es más nada que para otros...aunque al final me temo que todos nos encontraremos en ella. Ojalá fuera, entonces, Algo. Algo bueno, claro, algo compensatorio, donde tú pudieras reencontrar a tu abuela Max, yo a mi padre, tantos a tantos...
Mientras, pasemos por aquí, tú dices, compartiendo Poesía, yo digo, cuando y cómo podamos, compartiendo intentos e instantes. Seamos amigos, compañeros, gente que no hace el camino sola, que mira a los lados y encuentra una mirada, una palabra, incluso un silencio cómplice. Eso nos da aqui lo escrito: posibilidad de ver al otro, tocar al otro, ser con el otro. He tardado en entrar...pero para mí el tiempo no es una medida, es un hueco que, a veces, es inexistente, y otras veces se alarga por causa de la propia vida, del propio marco, dificil y extraño, de la cotdianidad.

Port

Compartir Poesía dijo...

Sí, Port es una entrada compleja por ser excesivamente personal. Yo he tardado como 32 años en entender el mensaje de mi bisabuela que intentaba descifrar con mucha atención cuando era pequeña.

La nada a la que hace referencia el poema, no tiene que ver con la muerte muerte, sino con el nihilismo en vida, las ausencias o las diagnosticadas locuras que se producen en la tierra cuando tropezamos con una realidad que no nos gusta y nos negamos a verla, básicamente.

Y sí, te debo una llamada, un encuentro. Disculpa, este mes de abril como el de Sabina, además de robado ha sido raro.

Un bezo

Nel

Anónimo dijo...

Ha sido de los más raros de mi vida. Una extraña energia flotante nos ha envuelto a todos...y ha habido una ceremonía casi cotidiana de desencuentro con la cotidianidad. Este Abril ha pesado sobre nuestros cuerpos y espiritus, y más al final que al principio. Dura envoltura de tiempo y espacio para los intentos.

Port

Mari Carmen Azcona dijo...

Chicos ya llega Mayo...La astenia primaveral nos afecta aunque no nos demos cuenta. Os prescribo este poema que quizás nos ayude a adaptarnos a la primavera. Un canto sobre todo a la amistad...menos mal que de eso no andamos escasos.

Besos y abrazos.

MAYO

Mira, ha entrado mayo,
Ha extendido su párpado azul sobre el puerto.
Ven, hace tiempo que no sé de ti,
Se te ve tembloroso, como esos gatitos que ahogamos siendo niños.
Ven, y hablaremos de las cosas de siempre,
Del valor que tiene ser amable,
De la necesidad de arreglárselas con las dudas,
De cómo llenar los huecos que tenemos dentro.
Ven, siente en tu rostro la mañana,
Cuando estamos tristes, todo nos parece oscuro;
Cuando estamos fuertes, el mundo se desmigaja.
Cada uno de nosotros guarda algo desconocido de las vidas ajenas,
Sea un secreto, un error o un gesto.
Ven y pondremos verdes a los vencedores,
Saltaremos desde el puente riéndonos de nosotros mismos.
Contemplaremos en silencio las grúas del puerto,
Porque estar juntos en silencio es
La mejor prueba de la amistad.
Vente conmigo, quiero cambiar de país,
Dejar este cuerpo mío a un lado
Y meterme contigo en una concha,
Con nuestra pequeñez, como los bígaros.
Ven, te espero,
Continuaremos la historia interrumpida hace un año,
Como si no tuvieran un círculo más
los abedules blancos de la ribera.

Kirmen Uribe

(El formato ha variado algunos versos, pero no ha perdido el sentido.)

Compartir Poesía dijo...

Oooooh! qué lindo regalo guapa!! Me lo quedo y me lo llevará a las celebraciones de la noche de Walpurgis para abrir los brazos al mes de mayo y todo lo que venga.

Gracias Sol por llegar, y gracias a ti por estar tan cerca.

Abrazos de buenos días

Nelken

Emilio Porta dijo...

El que escribe bien...escribe bien poesía, relato, novela...lo que le echen...aunque algunos escritores se muevan más a gusto en un género que en otro. Desde luego Kirmen Uribe demuestra "saber" y "sentir" de que va esto de la Literatura...y de la vida: fantástico. Gracias a las dos por traerlo y que encaje es este precioso rincón.
"Ven y pondremos verdes a los vencedores,
Saltaremos desde el puente riéndonos de nosotros mismos.
Contemplaremos en silencio las grúas del puerto,
Porque estar juntos en silencio es
La mejor prueba de la amistad"
Todo el poema...pero este trozo de Kirmen lo haría mío, lo hago mío...supongo que nuestro.