visita mi web creativa

lunes, 11 de octubre de 2010

La vía muerta despierta


Anoche crucé la línea y me encontré a viejos amigos que se calentaban alrededor de la hoguera, me recibieron con alegría y el pasado se fundió en un mal sueño que apenas ahora recuerdo.


Esta vez cruzar fue como la vez primera, equilibrando mis pasos con los tacones, que ventajas del tiempo ya no me quedaban grandes. Los collares largos de cuentas rojas, regalos de la hospitalidad Bahíana, me animaban a seguir adelante. Me agarraba a ellos como quien se aferra a su talismán más querido, sin embargo, no mostraba ya ni tan siquiera una pizca de mis miedos. Caminaba segura con mis zapatos rojos de tacón ancho por la línea de acero.

Iba cruzando los raíles de mi vida, recuperando el pulso, la dirección. En el bolso llevaba guardado el rumbo envuelto en papel albal para que no se mojara, para que no se me perdiera, para que sonara en las máquinas infrarrojas de la frontera, sabiendo ya que el rumbo no se quita, como quién se despoja de las botas y el cinturón en un aeropuerto, lo siento esta vez ya no. Me operaron de la columna y los sentimientos y ahora tengo que ir siempre con esta bolita de papel albal, ustedes comprenderán que me va la vida en ello. El hombre de la aduana me guiñó un ojo y consintió en que mi rumbo se quedara conmigo al otro lado de la línea.


El caso es que yo ya había soñado a mis pies calzados en altura bambolearse, sin detenerme, sin dudas, sin rozar siquiera las traviesas de la vía férrea. Recordaba el color rojo de mi collar largo de semillas pintadas. Hace años que sentí ese movimiento impreciso de caderas, antes también fui equilibrista con la vida.

Le di la mano al pirata más grande del mundo, le reconocí por su barba de bucanero. Esta vez había recuperado la pierna izquierda, ya no cojeaba, avances de la ciencia supongo. Sus abrazos habían ganado anchura, su pelliza negra de cuero seguía siendo tan protectora como siempre, su botas negras imponentes, esta vez, no me daban miedo. Ya conocía el calor de sus manos, y la profundidad de aquellos ojos color aceituna, ese hombre de aspecto maléfico era mi amigo, me estaba esperando después de tanto tiempo.


Izamos las velas del barco de los sueños: destino a la realidad. Llamámos a toda la tripulación dispuesta a emprender de nuevo viaje, sonreímos a nuestra bandera y desde lo alto del mástil le grité de nuevo al mundo: la función va a comenzar. Como por encanto o por viento nuevo, el escenario volvía a estar bajo mis pies, vi las boquicaras de un público entregado y supe que ya no volvería a dejar jamás mi vocación: el teatro.

10 comentarios:

Mari Carmen Azcona dijo...

“ Caminaba segura con mis zapatos rojos de tacón ancho por la línea de acero.

Iba cruzando los raíles de mi vida, recuperando el pulso, la dirección. En el bolso llevaba guardado el rumbo envuelto en papel albal para que no se mojará, para que no se me perdiera, para que sonara en las máquinas infrarrojas de la frontera, sabiendo ya que el rumbo no se quita ”

Querida Nel, llegar a una vía muerta es fácil. No hay mapas para la vida que nos indiquen como esquivarlas. Caminamos y caminamos sobre tacones de 8 centímetros de miedos o incertidumbres.

Encontrar el rumbo, saber cómo, con quién y hacia dónde es ardua tarea pero no imposible, como nos lo demuestra el personaje de esta vía tan viva...porque encontrar el rumbo es reencontrarse con la vida.

Maravilloso texto Nel, enhorabuena. Eres una gran escritora y de una originalidad envidiable.

Musu handi bat bihotz-bihotzekin

nag dijo...

ay, que delicia poder leer empatías !

toñi dijo...

Bravo, bravo, bravo...
La de la primera fila con el pañuelo en la mano soy yo...Creo que la expresión de mi cara no desaparecerá en mucho tiempo. Te superas día a día, querida Nel.
IMPRESIONANTE.
Muchííííísimos besos.

Toni

Nelken Rot dijo...

Bueno qué maravilla poder contaros historias y que las disfrutéis.

Me alegra que Escritores en Red nos haya enredado en mil literaturas.

un gran abrazo de algodón para las tres en este día de asueto.


Musu handi bat bihotz-bihotzekin


Nel

Emilio Porta dijo...

Así, como quien no quiere la cosa, has escrito un pedazo de texto, un relato/ensayo/reflexión...y con un extraordinario final. Es sinceramente bueno y refrescantemente original. Lo cierto es que tienes ya un estilo propio...por cierto, es algo que va estando claro en todos los componentes de Escritores en Red, de nuestro grupo...va habiendo estilos personales, carácteres bastante definidos...bueno yo, de vez en cuando juego un poco a todo, pero es porque me gusta alegraros la vida y, al mismo tiempo, cavar un poco debajo de los pies, de todos los pies, para que nos tambaleemos ligeramente.

Bueno, en serio...que este texto es lo de los buenos. Que levanta el paso a nivel, vamos, y hace viva la via muerta.

Port

Jesús Arroyo dijo...

Voz:
Creo que es un relato a presentar en concurso literario.
Besitos.

Nelken Rot dijo...

Pues no se me había ocurrido, pero lo tendré en cuenta. Qué pena que no hablaramos el otro día, los encuentros multitudinarios es lo que tienen que parecen más una boda que otra cosa. Aún así me encantó escuchar los poemas de Solateras y Luismi de viva voz, la presencia es lo que tiene que cobra otra dimensión.

Nos vemos pronto.

Nelken

Anónimo dijo...

Querida Nelken. Sucesos de la vida contados desde tu personal forma de hacerlo. Valoro mucho lo que escribes porque tu imaginaión supera todos los limites.

Un besito de admiración y cariño.

Mila

Nelken Rot dijo...

Querido Emilio, querida Mila

Muchas gracias por vuestros comentarios, con vosotros es más fácil escribir.

A veces, echo de menos que no os pongáis a la tarea, para ver creciendo vuestras flores en sendos blogs.

Emilio, hace mucho tiempo que ya tienes un estilo propio, sin duda, sin embargo, sería tan grato leer poemas tuyos...

Mila, cuando quieras un descanso de tu novela, please escríbenos algo.

Abrazos de despertar

Nelken

Nelken Rot dijo...

He hecho caso a Jesús y he presentado este relato a un concurso. Un blog en tu relato, el premio es un libro digital.

Si me queréis votar lo podéis hacer en esta kilométrica dirección:

un beso

Nelken


http://zonaliteratura.com.ar/index.php/2010/10/21/la-via-muerta-despierta-cuento-de-nelken-rot/?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+ZonaLiteratura+%28Zona+Literatura%29