visita mi web creativa

viernes, 1 de junio de 2012

Transita la tristeza, no es tu parada


Mira turbia

los cristales de agua y el paisaje amargo.

Agarra con fuerza el círculo que te nutre.

Sujeta tus pies descalzos,

camina por la tierra mojada.


Siente el instante,

la lágrima húmeda rota

por el surco de tu rostro.


Nivela el horizonte

no te dejes caer ni ahora, ni en la noche.

Sorbe la caída

como quien bebe una copa de más

y regresa dando tumbos. Mañana

la estación de apertura te estará esperando.

5 comentarios:

Maximiliano Brasla dijo...

Me encanto tu blog!

http://transitandorecuerdos.blogspot.com/

Si quieres entra es un blog mío en donde escribo, y quisiera saber tu opinion. Desde ya muchas gracias.

Nueva sección en Transitando Recuerdos: ¡Exprésate!”

http://transitandorecuerdos.blogspot...expresate.html

Este es un nuevo espacio para que cada visitante del blog pueda dejar una pisca de sus sentimientos a través de la sección de los comentarios. Podes expresar lo que sentís en el momento y compartir con otros visitantes tus dudas, alegrías, tristezas, etc.

Muchas gracias!

Mari Carmen Azkona dijo...

Enhorabuena, mi linda flor. Es un poema bellísimo.

Lo he incluido en mi vademécum de medicina alternativa con este prospecto:

Especialmente indicado para dolores de corazón y un óptimo desarrollo sensorial.

Se recomienda tomarlo con regularidad, en dosis pequeñas, dejando que la grata sensación que deja en el paladar se instale, felizmente, en nuestro cerebro.

No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios.

Bihotzez

Besos y abrazos con manos de algodón.

Nelken Rot dijo...

Hoooola amore mío, mi Mariaxtu querida.

Siempre tan ejecutiva con los medicamentos poéticos, sembrando amor por el mundo.

Me parece un prólogo maravilloso, muchos gracias.


Bihotzez, Bihotzez.

Nel

Nelken Rot dijo...

Muchas gracias por tu comentario Max.

Ahora voy fatal de tiempo, pero cuando encuentre un ratito investigo por tu blog.

Suerte.

Nelken

Laura Olalla dijo...

Bello poema, Vera, plasmas una esperanza reparadora... Habrá que hacerte caso. Un abrazo fuerte.