visita mi web creativa

viernes, 15 de junio de 2012

Junio



La ventana golpea,
la cortina amortigua
golpe. 
Aiiiiire. Golpe. Golpe.

El viento inquieto
abandonado
retumba en la tarde de silencio.

No hay palabras escritas
ni dedos que delaten un culpable.
El cuerpo ya sin tinta
vencido
sorbe el aire con un quejido.

Golpea la ventana
la cortina eriza,
viento.
Ahora ya, la nada habita.




4 comentarios:

Mari Carmen Azkona dijo...

“No hay palabras escritas
ni dedos que delaten un culpable.
El cuerpo ya sin tinta
vencido
sorbe el aire con un quejido.”


Detrás de la tormenta siempre llega la calma. Y si encima ese viento que golpea ventanas, que eriza cortinas, deja tras su paso este poema...

Me encanta, Nel, es extraordinario.

Con todo mi cariño, besos y abrazos.

Nelken Rot dijo...

tú si que eres extraordinaria.

Un abrazo linda.

;-D

CARMEN dijo...

Es precioso ... me parece sentir esas cortinas.

Un abrazo.

Nelken Rot dijo...

Un abrazo Carmencitas.