visita mi web creativa

domingo, 12 de septiembre de 2010

País de Polillas



Puede que no nos pensáramos gusano
pero sí planeábamos con el deseo de la mariposa.
Parece que ahora somos plaga de polillas.

En las noches en blanco vamos atraídos por la luz
y morimos
con las alas pegadas a una bombilla fugaz.

Somos el país del fogonazo y chequera
de la tarjeta de crédito y las cervezas.

Somos gusanos y capullos.
Pudiendo planear el vuelo de las volvoretas
atacamos los armarios de la Unión Europea.

Nos planeaban ser primeras potencias
y tan sólo somos un país de polillas.

España es paño de polillas

7 comentarios:

toñi dijo...

Estoy abierta a la imaginación y a la fantasía...En mi mundo imaginario somos lo contrario a la frustración, porque hemos comprobado que es una de las claves para llegar donde nos hemos propuesto. De este bien extraemos fortaleza, enseñanza, fe en nosotros mismos...Y pasamos de ser polillas a unas bellas mariposas admiradas y respetadas por el resto de los insectos. Pero esto sucede de momento en mi mundo imaginario.

Baby steps
Este poema es una gran obra. No sabría qué verso extraer, porque es todo él una delicia.

Muchos besos.

Toñi

Manuel dijo...

Lo malo de la metamorfosis en este pais, Nelken, es que todos estos que nombras, de chequera, cerveza y mangoneo, suelen quedarse en capullos.

Y de ahí no hay quien los saque.

Gracias por tu poema. un beso.

Mari Carmen Azcona dijo...

Querida Nel, admito que en este país, como en todos, hay polillas que se mueven atraídos por la luz, algunas, inconscientes, incluso se queman. También como dice Manuel algunos que se quedan en capullos...pero yo confío más en las personas, y también somos un país de Quijotes soñadores y Sanchos certeros. Estos últimos son los que nos distinguen y los que nos hacen emprender grandes empresas. En el intento está la esperanza. Pretender ser mariposas no es malo, es necesario.

Besos y un fuerte abrazo de algodón.

Nelken Rot dijo...

querida Toñi,

Siempre me alegra leer tus comentarios, y sí la ficción, el imaginario colectivo nos permite transformar una realidad que desde una óptica realista se queda coja y ciega. Lo único que no es tan inmediato como creemos.

Para mí los momentos mariposa los estamos viviendo en Madrid en La Tabacalera, un lugar que Mariatxu ya conoce y te podrá hablar de él.

Un lugar donde la magia se da todos los días. La próxima vez que vengas te llevo a conocerlo.

Me alegra que te hayan gustado my baby steps.

Muchos besos

Nel

Nelken Rot dijo...

Manuel, jajaja, muy buen resumen.

Algún día perderán su status de ganadores ramplones y otro gallo cantará.

Besooos

Nel

Nelken Rot dijo...

Querida Mariatxu,


Los ideales los tenemos que llevar siempre en el bolsillo, debajo de la almohada, entre nuestras mejores semillas.

Lo mejor es apostar por ellos y ver cómo crecen.

La apuesta implica constancia y compromiso, sin estos elementos los ideales no llegan a nada.

Besos de nube, y abrazos de algodón.

Nel

Anónimo dijo...

Querida Nelken, las polillas nunca me han gustado, pero mucho me temo que seguirán existiendo. Sin embargo las mariposas me encantan, hasta tal punto, que me he pasadado la vida buscando "una" de un color que al parecer no existe... ¡no tiraré la toalla, todavía puede nacer una especie nueva en las primaveras venideras, jajaja!

Un beso, bonita.

Mila